¿QUÉ VER?


La Casa de las Noticias ofrece una experiencia inmersiva en el periodismo, la historia de España y los grandes acontecimientos mundiales desde el siglo XIX. A lo largo del recorrido por el Museo EFE, los visitantes podrán ver las fotos de su vida, acercarse a la evolución de las tecnologías de la información y zambullirse en el pasado y en el futuro de la mano de reproducciones de cómo se realizaba el trabajo periodístico hace muchos años y de cómo será la información del mañana.

LABORATORIO DE REVELADO

El Museo EFE ha reconstruido un laboratorio fotográfico de revelado analógico. Como si se tratara de una máquina del tiempo, el visitante entra en un espacio que recuerda otra época del periodismo.

En la antigua EFE GRÁFICA, dos tercios de la redacción estaban ocupados por los laboratorios de revelado y los medios humanos triplicaban a los actuales. Era un mundo mágico iluminado en rojo, que utilizaba cubetas y tanques de revelado, armarios de secado, ampliadoras y esmaltadoras, y en el que, por medio de procesos químicos, las imágenes se materializaban primero en los negativos y luego sobre las copias de papel.

Todo ello estaba muy alejado de la inmediatez de los sistemas digitales que hoy utilizamos. Desde que el fotógrafo tomaba la fotografía hasta que los abonados recibían el material podían transcurrir horas e incluso, en zonas de conflicto, días.

Cuando cubrían noticias lejos de la sede, el fotógrafo tenía que viajar con todo lo necesario para improvisar un laboratorio en cualquier lugar, generalmente el cuarto de baño de la habitación del hotel.

La selección en el momento de disparar era mucho más exigente: cada carrete solo disponía de 36 fotografías. Una vez revelado el negativo, si había tiempo, se hacían contactos (pequeñas pruebas de la tira de negativos) y si había prisa (lo habitual), se seleccionaba sobre los clichés y se positivaban solo las seleccionadas.

Negativo, tono, grano o factor de ampliación eran algunos de los conceptos en la producción de la fotografía analógica. En el laboratorio se jugaba con un gran número de recursos para modificar el resultado final: tiempos, temperaturas, tipos de líquidos, sensibilidad de películas y papeles fotográficos, virados, reservas, etc. La actual fotografía digital sigue, en realidad, simulando todos estos procesos.

OFICINAS, LOS CENTROS DE OPERACIONES

El Museo EFE es en realidad una redacción periodística a gran escala. Casi desde sus inicios, la Agencia EFE ha contado en todas sus sedes con servicios informativos que cubrían todo tipo de noticias repartidas en distintas secciones: nacional, internacional, deportes y gráfica. En las redacciones y hasta la llegada del ordenador, la máquina de escribir era el instrumento de trabajo más utilizado y apreciado por los redactores que, sentados frente al teclado, escribían las noticias con su copia de carbón.

Los redactores-taquígrafos contaban con pequeñas cabinas desde las que tomaban las noticias que enviaban por teléfono los corresponsales. La sala de teletipos era el pulmón de la Agencia. Allí se transformaban a código Baudot los textos de los redactores y se enviaban las noticias de los diferentes servicios informativos a los teletipos de los abonados.

EL PERIODISMO DE TELETIPOS

En 1845, el norteamericano Samuel Morse inventó un sistema telegráfico basado en la combinación de puntos y rayas que puso a prueba en la línea telegráfica que unía las ciudades de Washington y Baltimore. Las características del código morse, su codificación binaria, le ha hecho sobrevivir más de un siglo, compitiendo con todos los sistemas telegráficos que se fueron inventando después.

El manipulador morse es un interruptor que conecta la pila a la línea cuando se cierra y la desconecta cuando se abre. Por medio de este mecanismo se generan puntos y rayas en función de los espacios de tiempo en que se mantiene presionado el manipulador.

El receptor consiste en un electroimán que se activa al pasar la corriente; su armadura, es decir, la parte móvil que se atrae y detrae, lleva una pluma entintada que se apoya en una cinta de papel. Esta cinta, mediante un mecanismo de relojería, va deslizándose sobre un rodillo, de modo que si la pluma permanece apoyada sobre ella en un corto tiempo, queda la marca de un punto, y si la pluma queda apoyada más tiempo, se registra una raya. Los tiempos de actuación del electroimán los regula el manipulador que abre y cierra el circuito.

El sistema inventado por Emile Baudot, hacia 1880, permite el establecimiento simultáneo de cuatro comunicaciones telegráficas empleando un procedimiento de “multiplexación por división en el tiempo”. El distribuidor, mediante tres brazos exploradores, conecta sucesivamente cinco posiciones de cada canal con la línea.

La velocidad de giro del brazo explorador es de 120 vueltas por minuto. El aparato “baudot” utiliza un código de cinco elementos, con lo que obtiene suficientes combinaciones para asignar una composición diferente a cada letra, cifra y signo (diferencia entre cifras y letras como ya habían hecho otros códigos). Tiene una señal para indicar que se ha reconocido un error en la manipulación.

LOS ÚLTIMOS TELETIPOS

En un principio la Agencia EFE enviaba la información mediante mensajeros, morse, teléfono y teletipo. Estos rudimentarios sistemas de transmisión dan paso a maquinarias más sofisticadas. Poco a poco, las comunicaciones por morse y teléfono se sustituye por el sistema Hell, de mejor funcionamiento que el radioteletipo y utilizado no solo para transmitir información, sino para recibirla.

El Hell es un sistema de transmisión por radio (una especie de facsímil primitivo) en el que una hélice (espiral sobre un pequeño rodillo), previamente entintada y con el auxilio de una cuchilla, va dibujando las letras al incidir sobre una cinta continua de papel de 1,5 cm de altura. A veces la lectura de la cifra no es fácil, pero el sistema tiene la ventaja de que reproduce letras y no señales que descifrar, como el morse.

La renovación tecnológica coloca a EFE en la vanguardia de las telecomunicaciones en España.

LA TRANSMISIÓN DIGITAL

El 31 de octubre de 1989, EFE hace su entrada en el mundo tecnológico de la comunicación poniendo en marcha la difusión de informaciones por vía satélite: el Intelsat.

En otras palabras, las noticias, informaciones, análisis, crónicas y entrevistas de los redactores de la Agencia ya pueden salir de la central, camino de sus respectivos clientes, por el aire y no solo por vía terrestre, con mayor velocidad y seguridad.

La revolución tecnológica en el campo de la difusión de los servicios informativos de EFE, iniciada en 1988, se completa en 1991 con la instalación de un sistema que permite también distribuir las fotografías por satélite.

Una de las ventajas del sistema digital sobre el analógico es que la fotografía tratada digitalmente tiene más calidad de reproducción. Por el sistema analógico se tarda en transmitir cada fotografía en blanco y negro unos ocho minutos; por el digital, poco más de un minuto. Es una revolución.

Los Juegos Olímpicos de 1992, en Barcelona, marcan en EFE la apuesta definitiva por la tecnología digital, que sustituye progresivamente a la analógica hasta llegar a la situación actual, en que una foto puede dar la vuelta al mundo en apenas unos segundos gracias a las últimas generaciones de equipos fotográficos y posibilidades de transmisión con la fibra óptica.

TELEFOTOGRAFÍA

La idea de transmisión eléctrica de imágenes tiene su origen en el siglo xix, cuando Alexander Bain, en 1843, inventa un aparato capaz de “leer” línea a línea una fotografía, transmitirla y captarla por un receptor que la reproduce con exactitud a través de un sistema electroquímico.

EFE pone en marcha el servicio de telefotografía en 1951, mediante la firma de un acuerdo con la agencia estadounidense United Press Internacional (UPI), que le facilitaba un número de telefotos diarias de diferentes temas internacionales.

En 1963 EFE, tras ampliar el acuerdo con UPI, implanta la primera línea permanente, que le permite recibir y transmitir fotos de diferentes partes del mundo durante las 24 horas de todos los días del año. La primera foto recibida por este sistema es la del asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy, el 22 de noviembre de ese año.

Los transmisores de fotos se perfeccionan y reducen su peso y volumen hasta convertirse en una herramienta más para el fotógrafo cuando se desplaza para cubrir una información.

RADIO: LA VOZ DE EFE

A comienzos de 1978, EFE puede presumir de una nueva redacción para sus informativos. El servicio informativo especializado en crónicas-voz para emisoras de radio había comenzado a principios de 1976 en la sede de Espronceda, donde EFE Radio ya cuenta con un estudio moderno que permite la grabación de programas complejos que mezclan noticias, entrevistas y música, y que se envían enlatados por avión.


Al principio, estas crónicas-voz de los periodistas de la Agencia, que abarcaban todo tipo de eventos, se distribuían, previa solicitud de las propias emisoras receptoras, a un reducido número de radios latinoamericanas en México, Ecuador, Argentina, Venezuela, Colombia, Panamá y Costa Rica.

En 1982, se amplían los contenidos y comienzan a prepararse para emisoras españolas programas temáticos. Del mismo modo, y aprovechando las nuevasy amplias instalaciones, se organizan y emiten ruedas de corresponsales de EFE en el mundo quienes, simultáneamente, por el sistema “multiplex”, analizan acontecimientos nacionales e internacionales.

En la actualidad, EFE cuenta con un servicio 24 horas que incluye dos informativos de media hora, un informativo general de 15 minutos, otro de información deportiva, también de 15 minutos, y boletines horarios de cinco minutos. Produce también microespacios de interés general, programas deportivos, crónicas de voz contadas por los periodistas de EFE desde cualquier rincón del mundo, así como cortes de voz con las declaraciones de los protagonistas de la actualidad ya editados para su comercialización.

TELEVISIÓN: EFE LLEGA A LA PANTALLA

En el último tercio del siglo XX, la información se difunde principalmente a través de los medios audiovisuales, y la Agencia EFE, primera en el mundo hispano, no quiere quedarse atrás.

La redacción de televisión comienza a funcionar experimentalmente en 1977 con equipos UMATIC de escasa definición y con la grabación de entrevistas que después se envían enlatadas por avión.

Es en 1981 cuando, en previsión del desarrollo de las cadenas de televisión autonómicas, se decide potenciar el departamento de EFE Televisión, lo que permite facilitar información filmada de las noticias del día y programas sobre todo tipo de temáticas.

En esta década EFE proporciona noticias y produce programas para las nuevas cadenas de televisión privadas y autonómicas. En paralelo, abre las primerascorresponsalías de televisión en ciudades como Nueva York, México, Londres, París, Bonn, Roma y Moscú.

Telemadrid establece su sede en EFE desde 1989 hasta 1997, período que coincide con el definitivo salto audiovisual de EFE.

Un ejemplo de scoop televisivo es la entrevista en exclusiva que dio la Agencia EFE con el exsacerdote español Manuel Pérez, conocido como el Cura Guerrillero, y que se distribuyó a las cadenas de televisión españolas. Es la antesala de la revolución tecnológica digital.

En la actualidad, la Agencia informa también en imágenes 24 horas al día, los 365 días del año.

EFE cuenta con un servicio de vídeo nacional e internacional que incluye las noticias más relevantes de la actualidad política, social, cultural y deportiva.

Las mesas de edición de Madrid, Bogotá, Bankok, Río de Janeiro y El Cairo procesan las imágenes que llegan desde todas las delegaciones de EFE en el mundo y realizan compactados y piezas locutadas en diferentes lenguas para su distribución vía satélite y su publicación directa a través de la web.

GUERRAS Y CONFLICTOS

EFE es una agencia internacional que compite con las otras grandes agencias mundiales de información ofreciendo a sus abonados coberturas informativas sobre lo que sucede en cualquier parte del mundo.

Para ello cuenta con reporteros y stringers en las zona de conflicto que se convierten en los ojos y oídos de la Agencia para contar a sus abonados lo que ocurre en el mundo.

Pese a los grandes avances tecnológicos, los periodistas en zonas de conflicto aún se ven muchas veces obligados a recorrer kilómetros para encontrar un lugar desde donde enviar sus crónicas. Los corresponsales de guerra no siempre tienen a su alcance una conexión a internet ni reciben la última hora por una pantalla de móvil. Son ellos los que tienen que buscar la noticia y el sistema para hacerla llegar a sus redacciones. Un teléfono con cobertura o un “anciano” télex pueden ser la salvación de una crónica. El bolígrafo, el mapa, una sencilla grabadora, una radio de onda corta, la propia memoria y el “oficio” adquirido con los años son las herramientas imprescindibles para conseguir la información que esperan los abonados.

No obstante, para los reporteros, cuya principal misión es conseguir la noticia y difundirla rápidamente y para los periodistas de agencia en general, los sistemas digitales de transmisión han marcado un antes y un después a la hora de trabajar. Algo tan aparentemente sencillo hoy como un un teléfono móvil o celular ha supuesto un cambio vital en el trabajo del periodista de agencia.

CRONISTAS DEPORTIVOS

Desde su fundación en 1939, la Agencia EFE ha dado suma importancia en sus servicios al mundo del Deporte. Las noticias y crónicas deportivas comenzaron a ser distribuidas ese mismo año bajo el nombre de ALFIL, que se usó durante medio siglo hasta que en 1978 se unificaron todos los servicios informativos bajo la marca de EFE.

El hilo de noticias de deportes de la Agencia constituye una de las columnas vertebrales de EFE, cuyos periodistas han cubierto todos los acontecimientos deportivos mundiales desde 1965. Juegos olímpicos, mundiales de fútbol y baloncesto, de atletismo o natación, así como carreras ciclistas, automovilistas y de motos o torneos de tenis, entre otras muchas disciplinas deportivas, han sido narradas desde el estadio, la pista y la carretera por los enviados especiales o colaboradores de la Agencia, entre los que han figurado dos de los mejores futbolistas de la historia: Pelé y Di Stéfano.

El gol de Marcelino en la final de la Eurocopa de 1964 o el de Iniesta en el Mundial de 2010; los Tour de Francia ganados por Bahamontes o Induráin; los Roland Garros de Santana o Rafa Nadal; o los campeonatos mundiales en el circuito de Ángel Nieto a Fernando Alonso y Jorge Lorenzo, forman parte tanto de la gloria del deporte español como de la historia de la Agencia.

Desde el siglo pasado, los grandes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos y los Mundiales de Fútbol se han convertido en campo de experimentación de los nuevos instrumentos informativos y avances tecnológicos de los medios de comunicación social, entre ellos la Agencia EFE, desde la televisión por satélite y en color al uso del vídeo, el fax, el ordenador portátil o el teléfono móvil.

Uso de cookies

Para mejorar la calidad de nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y analizar sus hábitos de navegación como usuario de museo.efe.com, le informamos de que utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando por museo.efe.com consideraremos que acepta el uso de las cookies. Si desea obtener más información, puede acceder a nuestra política de cookies pinchando aquí. ACEPTAR