DALÍ, BREAKING NEWS

DalÍ, breaking news

Ciencia

El interés de Dalí por la ciencia es esencial en toda su trayectoria. Él mismo se había definido como pseudo-científico. La fusión, en la cotidianidad, del arte y la ciencia perseguía a Dalí, y la concepción del surrealismo onírico como una experimentación en todos los ámbitos (tanto vitales como artísticos o intelectuales) le llevó a dominar a sus prácticas pseudociencia.

Cultura

Dalí fue un intelectual de su tiempo. Sus inquietudes e intereses no se limitaban a la pintura; la ciencia, la literatura, la música… alimentaban permanentemente sus creaciones. Un insaciable deseo de conocimiento le acercaba a todas las disciplinas intelectuales de entonces, empujándole a perseguir lo que él mismo llamaba plus-ultra: la perfección.

“Los pintores son muy burros, en general. En cambio, los escritores son mucho más inteligentes, y si yo fuera menos inteligente, entonces, indiscutiblemente pintaría mucho mejor.”

Internacional

Dalí fue conocido internacionalmente desde sus inicios. Sus viajes y estancias, sobre todo en Francia y Estados Unidos, brindaron al artista la posibilidad de forjarse un nombre a escala mundial y de rodearse siempre de las más altas representaciones en todos los ámbitos.

Media

La natural teatralidad que caracterizaba a Dalí captaba todas las miradas, sobre todo la de los periodistas, que encontraban en él contenidos suculentos y potentes, no solo visuales, sino también teóricos y conceptuales.

“A medida que me admiro más, me doy cuenta de que soy una auténtica catástrofe.”

“Cada día soy más antidaliniano.”

Política

Dalí siempre mantuvo una estrecha relación con los poderes públicos, a pesar de su convicción apolítica.

“Este es Salvador Dalí: perverso, polimórfico, anarquista, surrealista, excelso, divino, déspota…”

“…y monárquico, autoproclamado; pero no políticamente: metafísicamente (…), todo se ha transmitido genéticamente, pero no políticamente, porque soy apolítico total.”

Sociedad

Dalí se movía en las esferas intelectuales de la época, y la excentricidad que le definía propiciaba las relaciones sociales del artista con las personalidades más destacadas de la sociedad del momento.

“Es curioso, porque a mí me interesa mucho más hablar o estar en contacto con aquellos que piensan lo contrario de lo que yo pienso, que con los que piensan lo mismo que pienso yo.”